sábado, 23 de enero de 2010

Aves Rapaces

¿Cómo proceder a la hora de rescatar un ave rapaz?


A- Rescate de un ave rapaz pichón:

Suele suceder que cuando los pichones comienzan a dar sus primeros vuelos se caen del nido, pero sus padres, en la mayoría de los casos, los siguen alimentando. Por eso, al ver un pichón en el piso, mirar alrededor, en los árboles, o en alguna construcción, ya que posiblemente ellos anden por allí. 

Con respecto al pichón, proceder así: 
-1ero: observar si el pichón pueda moverse por su cuenta, no muestra heridas y se lo ve saludable; en ese caso, no agarrarlo; alejarse y quedarse quieto observando una media hora, a ver si aparecen los padres. 
-2do: si pasado ese rato no aparecieron los padres y hay situaciones de peligro cercanas, (por ejemplo perros, gatos, mucho tránsito de gente, etc.) tomar el pichón y posarlo en algún árbol o techo cercano. 
-3ero: Esperar unas horas, a ver si aparecen los padres (es raro que no lo hagan)

Si luego de unas horas no hay indicios de que los padres estuvieran, o se observa que el pichón parece tener un ala o pata fracturada, o alguna herida, entonces sí, levantarlo.


B- Rescate de un ave rapaz adulta:


¿Cómo tomarla y sujetarla?

Lo fundamental a tener en cuenta es que las garras de las aves rapaces son muy poderosas, con ellas pueden cazar e incluso matar a su presa por presión: cierran fuertemente las garras y no las abren tan fácilmente. Por eso es fundamental protegerse de sus afiladas garras inmovilizándolas, pero sin dañar el ave. Proceder de esta manera:
1- ponerle encima una toalla que cubra sus ojos
2- tomar al ave sosteniéndola desde la “espalda” manteniendo cerradas sus alas, cuando sientas que la sostienes con firmeza, levantarla, con las patas hacia delante.
3- colocarla contra el pecho sosteniéndola  con una mano en la “panza”; la otra mano, irla bajando, y antes de llegar a las garras, tomar firmemente sus patas; ella va a cerrar sus garras y así quedará inmovilizada.
Otra forma, si el ave es grande, es tirarle primero un tallón en las patas para que lo agarre y lo apriete, luego se procede como en los pasos ya descriptos.
Lo ideal es que estas maniobras se realicen de a dos personas, para que una sostenga el cuerpo y otra las patas.

¿Donde ubicarla?

El lugar  donde se la ubica hasta tanto la vea el especialista, es fundamental, pues hay que evitar por todos los medios que se estrese.
Colocar el ave en una caja cerrada, con orificios para que se oxigene, evitando  que pueda ver hacia fuera, para que ningún estímulo visual desconocido (humanos, animales domésticos, electrodomésticos, colores fuertes, objetos que no tengan nada que ver con la naturaleza) la perturben. 
Alejarla de ruidos desconocidos para ella, voces de humanos, ruidos de animales, música, lo ideal es que esté en silencio.

Nunca coloques un ave rapaz en una jaula, podría romperse las plumas y lastimarse.

Cómo estabilizarla o darle los primeros auxilios?
Cuidar que no se deshidrate, para lo cual le daremos agua con un gotero o jeringa en el pico.
Evitar la hipotermia: colocar la caja con el ave en un ambiente templado, cerca de una fuente de calor (estufa); también se puede colocar dentro de la caja unas botellas con agua caliente, o bolsa de agua caliente (a temperatura que no lleguen a quemar, o envueltas en un trapo)
Revisarla para detectar quebraduras o heridas; detener una hemorragia fuerte  (ver documento de primeros auxilios)

¿Como me doy cuenta que el ave esta estresada? 

El ave comenzará a abrir el pico, para poder respirar mejor, también quizás abra sus alas y se ponga en una postura como de defensa. 
Si llega a híperventilar, es decir aumentar en exceso la frecuencia y la intensidad respiratorias, corre riesgo de muerte.

¿Cómo alimentar un ave rapaz?

Las presas de las aves rapaces con que podemos llegar a encontrarnos, pueden ser pequeñas, como polillas, escarabajos, grillos, cucarachas, langostas y arañas entre otros invertebrados o más grandes como pequeños roedores, lauchas, lagartijas, aves, ranas.
La dieta que daremos a continuación es una dieta de reemplazo, válida para el tiempo acotado en que tengamos el ave con nosotros.

Alimentación de un pichón:

¿Qué alimento le ofrezco?  

Carcasa de pollo: debe triturarse la carne y los huesos, (con ayuda de una multi-procesadora) y formar unas “albondigas” o bolitas de unos 2-3 cm de diámetro; (se pueden guardar en el freezer).
Alimento balanceado de perro de buena calidad, (tipo “Premium” o “Super Premium” pueden ser marca Eukanuba, Royal, ProPlan), remojado en agua (el equivalente a 1/3 de la alimentación total).
Calcio en polvo, que se añade a la carne o al balanceado (opción casera para preparar calcio: hervir durante 40 minutos cáscara de huevo, luego molerla bien, e incorporarla a la carne o al balanceado; también se puede solicitar en la carnicería aserrín de hueso)

¿Cómo se lo doy? 

En un pote con agua entre tibia y  caliente, poner dos o tres bolitas de pollo (ya desfrizado), algo de balanceado y el calcio; (la idea es que el alimento esté a temperatura corporal, ya que ellos comen las presas recién muertas por sus padres).
Se le va ofreciendo de a uno cada bocado de comida bastante humedecido, de modo tal que a la vez que se alimenten se hidraten. Igualmente, luego de comer, darle  algunas gotas de agua, con un gotero o jeringa, en el pico.
Se puede añadir a la ingesta, plumitas o pelos de animal. 


¿Qué cantidad le doy? 

La ingesta diaria es el equivalente a un 20% del peso del pichón, así que lo ideal es que lo puedas pesar, cada 2-3 días para irle ajustando la cantidad.
Mientras es pequeño, se le dará repartido en 4-5 tomas
El pollo debe estar siempre crudo y fresco, en buen estado, nunca pasado

Diariamente, regurgitará una egagropila, que son pequeñas bolas formadas por restos de alimentos no digeridos (huesos, piel, pelos).

Alimentación de un pichón de 2-3 meses:

A medida que crece, se le puede dar una presa entera, como por ejemplo el cogote de pollo; al principio sólo jugará, pero pronto lo comerá, carne y huesos.
Asimismo, debemos poner a su alcance su alimento habitual (bolitas de pollo, balanceado y calcio), en un recipiente que contenga un poco de agua; poco a poco comenzará a comer solo su ración; a medida que esto ocurra, se le irá dando más cantidad de alimento en menos tomas.
Cuando logre comer una buena cantidad, se le dará de comer en una sola toma diaria, y luego de que expulse la egagrópila..

Importante: debe respetarse siempre la dieta enumerada y las proporciones indicadas; caso contrario, el ave no tendrá los nutrientes necesarios para un adecuado desarrollo y crecimiento.


Alimentación de un adulto:

Cogote y carcasa de pollo (piel con el hueso), crudo, fresco
Carne de conejo
Menudos de pollo (dos veces por semana)
Suprema de pollo
Codorniz
Carne roja magra u osobuco, siempre que se suplemente con calcio (carne roja se dará sólo cuando no se consigue pollo con hueso)
Alimento balanceado de perro calidad Premium o súper Premium (en proporción de 1/3 de la alimentación total).

Cuidados generales de un ave rapaz

Las aves rapaces son aves cazadoras, se valen de su fuerte pico y garras afiladas, de su aguda vista y de su fino oído, para alimentarse y sobrevivir. Suelen andar solas o en parejas y pasan gran parte del tiempo posadas en alguna rama o camufladas en su ambiente natural. No están acostumbradas al contacto con el humano y su cercanía les produce un alto nivel de estrés.
Las hay de hábitos diurnos o de hábitos nocturnos, por eso, al asistir a un ave rapaz, es importante saber de qué especie se trata y armarle la rutina en función de sus hábitos, procurándole la mejor calidad de vida posible.
En caso de que sea un ave de  de hábitos nocturnos, deberá tratar de darse el alimento a partir de que se ponga el sol, ya que el ave dormirá durante el día.

¿Dónde tener el pichón y cómo manejarlo?

Mientras es un pichón, lo ideal es que esté en una caja o cajón de madera o plástico, que se pueda tapar, con orificios para que se oxigene, evitando que pueda ver  hacia fuera, para que ningún estímulo visual desconocido (humanos, animales domésticos, electrodomésticos, colores fuertes, objetos) la perturben. Nunca coloques un ave rapaz en una jaula, podría romperse las plumas y lastimarse.
Alejarla de ruidos desconocidos para ella, voces de humanos, ruidos de animales, música, etc; dado que su oído es muy sensible, lo ideal es que esté en absoluto silencio.
Procurarle un ambiente templado, Los pichones no soportan el frío y necesitan mucho abrigo; a la hora de dormir; si estuvieran con sus padres estarían debajo de sus alas por lo cual es recomendable mantenerlos en un ambiente templado, es importante verificar la temperatura corporal del animal, (que normalmente es mayor que la del ser humano), su pico y patitas no deben estar fríos. Le podemos dar calor poniendo botellitas con agua caliente (agua de canilla caliente, para evitar un exceso de temperatura y si están demasiado calientes envolverlas en un trapo para evitar que el ave se queme;  otra opción es poner la caja en la proximidad de una estufa, pero controlar constantemente la temperatura de la misma, ya que el exceso de calor las puede matar; además necesitan aire puro, cuidado con el exceso de monóxido de carbono. También se les puede dar calor, con una bombita de luz (no bajo consumo) apuntando a la caja, pero se debe tapar con un cartón o tapa para que tengan oscuridad; conviene poner la lámpara en un lateral de la caja, para que elijan estar bajo el calor o alejarse un poco. Si se lo nota hipotérmico, calentarle las patitas con un secador de pelo, con mucho cuidado de que no se queme.
Es necesario que tome todos los días, una o dos horas de sol, pero hay que ponerlo en un lugar de semi sombra o que pueda moverse hacia la sombra, ya que mucho tiempo de sol directo puede matarlo. Podemos ponerle cerca una planta, para que pueda ocultarse si lo desea.
No la tengas alzada, no intentes jugar, ni la acaricies; no la muestres a amigos y familiares, recordar que mientras menos contacto tenga con el ser humano, más posibilidades tendrá de reinsertarse en su medio natural y vivir en libertad. 
Si hubiera niños en la casa, recuerden que los animales no son juguetes, es importante enseñarles a que los respeten y que los cuiden, podemos decirles que los observen o les lleven su alimento, pero teniendo en cuenta todos los recaudos que hemos desarrollado  respecto de evitar las situaciones estresantes.
A los dos meses de vida aproximadamente, en su medio natural, comenzaría a entrenar su vuelo y a aprender a cazar sus presas, imitando a sus padres; podemos procurarle un espacio grande para que comience sus prácticas de vuelo, y juguetes a modo de presas que simulen movimiento (un ratón de paño por ejemplo). En el caso de las aves que tienen hábitos nocturnos lo harán durante la noche. Sin embargo, para asegurarnos una reinserción exitosa a su medio natural, aconsejamos recurrir a centros especializados en el cuidado de aves rapaces.

¿Dónde tener un ave adulta y cómo manejarlo?

Durante el tiempo que el ave deba permanecer en cautiverio, sea porque está herida, enferma o requiera de alguna atención especial, hay que alojarla en un lugar en el cual pueda tener cierta movilidad, pero que a la vez nos resulte fácil agarrarla en caso de que haya que suministrarle algún medicamento, etc. Puede ser una habitación pequeña, un bañito, etc. Nunca coloques un ave rapaz en una jaula, podría romperse las plumas y lastimarse.
Siempre manejarla, controlando sus garras
Es muy importante que esté tranquila y no se estrese, para lo cual vamos a tener en cuenta:
1- Cuando estés cerca del ave, guardar silencio o hablar en voz muy baja; tener en cuenta que ellos escuchan todos los ruidos y sonidos de manera amplificada, siendo esto una de las principales causas de estrés.
2- Disminuir al mínimo posible los estímulos visuales que puedan genera estrés; en particular a las aves rapaces diurnas, al momento de manipularlas, es conveniente cubrirles los ojos 
3- Evitar el contacto directo, estar con el ave sólo lo justo y necesario para alimentarla en los horarios que corresponda, o para curarla cuando fuera necesario. No se lo debe tratar como a un animal doméstico, porque no lo es.


Signos para evaluar su salud: 

Las deposiciones: tener en cuenta consistencia, color y olor
El plumaje, debe verse sano y brillante
El estado de ánimo: debe ser despierto y vivaz; somnolencia, inapetencia, apatía. indican enfermedad y requieren consultar al especialista de aves con urgencia.

Pensando en su futuro…

La liberación de un ave, para que sea exitosa, no se puede improvisar; debe ser planificada y organizada, más aún cuando la criamos desde pichón. En el caso de las aves rapaces, deben haber practicado cómo cazar con rapidez y precisión, las presas específicas que componen su dieta.

Aconsejamos leer la siguiente información haciendo CLICK AQUÍ 
Sugerimos además, recurrir a los centros y asociaciones especializados en la protección de las aves rapaces.

Además…

Muchas veces, se compra un pichón como juguete para un niño, o por que nos resulta bonito, sin tener en cuenta que el ave crecerá, ocupará espacio, ensuciará y requerirá de cuidado y atención. Recuerde también que está prohibida la caza y comercialización de aves silvestres, que ésta es una práctica cruel que conlleva el sufrimiento y la muerte de muchos ejemplares. 

La venta ilegal de fauna silvestre, debe ser denunciada. Ver este LINK
Si queremos tener un ave en casa, debemos asegurarnos de que no haya sido sacada de su hábitat. Además, podemos contactarnos con asociaciones proteccionistas y colaborar en el cuidado de un ave discapacitada, que ya no puede ser reinsertada en su medio natural.


Aves Rapaces: Lechuzas, Búhos, Caburés Lechuzones

Los más comunes en la Argentina:

Lechuza de Campanario (Tyto alba):
El adulto mide 36 cm. Hábitos nocturnos
                


Alilicucu común (Otus choliba):
El adulto mide 22 cm. Hábitos nocturnos



Caburé chico (Glaucidium brasilianum):
El adulto mide 16 cm. Hábitos nocturnos


Lechucita Vizcachera (Athene cunicularia):  
El adulto mide 25 cm. Hábitos diurnos


Lechuzón orejudo (Asio clamator):
El adulto mide 36 cm. Hábitos nocturnos


Lechuzón de campo (Asio flammeus)
El adulto mide 38 cm. Hábitos diurnos



No hay comentarios: